Blog

¡Mejore su estilo de vida ahora!

Mapa mental

¿ES NUESTRO MAPA MENTAL LA REALIDAD? – Claves para navegar en la incertidumbre

El mapa no es el territorio

Seguramente alguna vez ha usado un mapa para encontrar un lugar. Por ejemplo, el mapa de la ciudad en la que vive. Y también seguramente que nunca ha confundido las calles dibujadas en el papel con las calles reales. Esto es perfectamente claro, ya que todos sabemos que EL MAPA NO ES EL TERRITORIO.

Es obvio que el mapa es solo una representación de la ciudad, no la ciudad misma.  Sin embargo, la mayoría de la gente, a diario confunde las creencias con los hechos. Durante mucho tiempo se creyó que el Sol giraba alrededor de la tierra. El hecho (territorio) es que es la Tierra es la que gira alrededor del Sol, pero la gente pensaba que su creencia (el mapa o “modelo” que habían utilizado para interpretar lo que veían) era la verdad.

El mapa no es el territorio, esta frase se atribuye al famoso semiótico Alfred Korzybski, quien explico una anécdota durante la Primera Guerra Mundial cuando cayó, junto con la tropa que dirigía, en una profunda fosa que no figuraba en los mapas con resultados más que desastrosos, y allí pronuncio por primera vez la famosa frase.

Según Korzybski, un mapa no es el territorio que representa, del mismo modo que una palabra no es el objeto que representa. El conocimiento que tenemos del mundo está limitado por la estructura de nuestro sistema nervioso y la estructura del lenguaje. No experimentamos el mundo directamente, sino por medio de abstracciones, que configuran los mapas mentales con los que entendemos la realidad. Y cada uno tiene su propio mapa mental

¿Cómo construimos la realidad?

El mundo se nos presenta a través de una seguidilla caótica de sensaciones que acuden a nuestra mente consciente en forma casi ininterrumpida.  Pero nuestro cerebro funciona haciendo una ordenación y selección de la información, y es que justamente una de las principales funciones del cerebro y del sistema nervioso consiste en protegernos de ser abrumados y confundidos por esta masa de conocimientos en gran medida inútiles y sin importancia, que conocemos con el nombre de “realidad”

Por ello filtramos y construimos nuestra propia realidad, basándonos en nuestra propia historia de vida, en nuestros éxitos y fracasos, en nuestros de sistemas de creencias y valores.

Esto implica que nuestra realidad no es la REALIDAD EN SÍ MISMA, sino una representación que nosotros construimos en nuestra mente sobre la base de la experiencia vivida, nuestros valores y creencias, es decir, una representación y solamente eso, una manera particular de entender el mundo.

Nuestra interpretación no tiene una realidad “externa” más allá de nuestro ser. El significado no existe (y no puede existir) separado de la persona que los construye. Se necesita una mente humana para crear, comunicar, y experimentar la vida. El significado solo existe como parte de nuestro mundo interior.

¿Para qué sirven los mapas mentales?

Los mapas mentales deben ser apropiados para su propósito. Deben contener la información precisa para llevar a cabo una o ciertas tareas. Demasiada información irrelevante puede distraerte, y muy poca información esencial puede impedirte llevar a cabo tu propósito. Necesitamos mapas adecuados a cada propósito.

Puedes mirar un violín y concluir que es un violín. Un violinista observará un violín y percibirá cientos de detalles que a ti te pasan desapercibidos. El tacto de la madera, la tensión de las cuerdas, el tacto de las mismas, la manera en que asienta sobre su hombro, la pureza de su sonido.

Su mapa para los violines contiene cada árbol y cada piedra sobre el territorio, pues su propósito es tocar el violín excelentemente. A ti te basta con saber que se trata de un violín. De la misma manera, dispones de otros mapas de otras partes del mundo tan precisos como los que ha construido el violinista para tocar el violín excelentemente.

Por otra parte, actualizar los mapas de manera recurrente, debería ser un ejercicio frecuente y consciente para mejorar personal y profesionalmente. ¿Alguna vez has ido conduciendo siguiendo las indicaciones de un GPS para llegar a una carretera que no viene reflejada en el mapa, tal vez a una rotonda o a un sitio en obras? El territorio es cambiante. Los mapas son estáticos.

La importancia de actualizar nuestra mente

Por tanto, una de nuestra principales responsabilidades es explorar nuestros mapas, no sólo para mantenerlos actualizados, sino también para encontrar “nuevos lugares o carreteras” que, bien no estaban ahí antes, había pasado por alto o simplemente han cambiado.

Recuerda que cada uno construye sus propios mapas. Cada vez que te encuentres con alguien que usa un mapa diferente al tuyo, comprende que no es que esté equivocado, sino que ha construido un mapa diferente y tienes una gran oportunidad para ampliar y actualizar el tuyo.

Tal vez no te interesen los lugares a los que va, pero sí que pueden interesarte las maneras en que lo hace. No sólo estarás ampliando tu propio mapa del mundo, sino que estarás aprendiendo nuevas maneras de moverte en tus propios mapas.

Así pues, recuerda ajustar tus mapas a tus propósitos.

¿Qué quieres lograr?

¿Qué te conviene incluir en el mapa?

¿Qué información te conviene descartar?

¿Con qué frecuencia actualizarás tus mapas?

Los comentarios para esta publicación están cerrados.
Ansiedad

Algunas técnicas que te pueden ayudar tu ansiedad

A continuación te presento algunas técnicas sencillas que te pueden ayudar en el control de tu ansiedad. Distracción cognitiva: …