Categoría: Terapia de pareja

conflictos

Diferencias, conflictos y calidad relacional

Realidad y relaciones…

Todos nosotros establecemos numerosas relaciones a lo largo de nuestras vidas, a través de ellas intercambiamos emociones, sentimientos y se transforman nuestra propia forma de comprender la vida.

Cada uno de nosotros tenemos el derecho de elegir como son nuestras relaciones, y lo hacemos consciente o inconscientemente, depende de cómo nos comuniquemos, escuchemos, respetemos las emociones (propias y del otro), etc. Nuestro mundo de relaciones será de una manera o de otra.

Saber más

Plasticidad en la pareja

LA PLASTICIDAD EN LA RELACIÓN DE PAREJA

La flexibilidad es sin duda una gran habilidad para navegar en las aguas de una relación de pareja. El concepto de plasticidad relacional, intenta señalar la importancia que tienen aspectos como la capacidad de adaptación, la negociación efectiva, la flexibilidad mental, la voluntad de ceder y construir acuerdos sostenibles, en cualquier relación interpersonal. Sin embargo, me gustaría focalizarme en el valor de la plasticidad en la calidad del vínculo de pareja.

¿Qué es la plasticidad relacional?

Podemos definir la plasticidad relacional como la capacidad que tienen las relaciones para ser flexibles, maleables y adaptables. De esta manera se logra transformar la relación en función de diversas exigencias del entorno, decisiones personales o proceso evolutivo de sus miembros es decir crecimiento personal.

La plasticidad ha sido abordada desde diferentes ángulos, desde el estudio de los materiales, la biología, la ingeniería y las neurociencias. Voy a permitirme la licencia de usar algunos de los principales hallazgos de los neurocientíficos en esta área, a modo de metáforas guías para explicar la importancia de la plasticidad en las relaciones de pareja.

Durante muchos años se asumía como verdad probada, que una vez una persona llegaba a la adultez sus capacidades cognitivas y redes neuronales eran inmutables. Del mismo modo, algunas relaciones de pareja construyen sus bases relacionales durante el noviazgo, o en la fase del enamoramiento, y se asume como una verdad indiscutible que estos acuerdos fundamentales estarán por siempre presentes. Cómo mucho en los inicios de la convivencia se renegocia algún aspecto (frecuentemente relacionado con la gestión de tareas doméstica) y poco más.

Los avances científicos demostraron que la creencia sobre la inmutabilidad de las redes neuronales era falsa, las conexiones neuronales cambian constantemente para adaptarse a las condiciones de vida de cada persona, lo que significa que nuestro cerebro se adapta a diario.

Del mismo modo, las relaciones de pareja necesitan una constante adaptación a las exigencias del medio y las decisiones personales, con el fin de actualizar sus acuerdos de funcionamiento y lograr un equilibrio razonable en los niveles de satisfacción de los miembros.

¿Cómo mejorar nuestra relación de pareja?

Pongamos un ejemplo de la práctica clínica: una pareja viene a consulta en crisis porque ella ha decidido compaginar su trabajo (1/2 jornada) con emprender estudios universitarios después de 25 años de casados. Él en un inicio, se muestra dispuesto a apoyarla en su crecimiento personal, pero después de un año se queja amargamente porque siente que su mujer “lo tiene totalmente abandonado, a él y a su hijo”.

Ella argumenta que su decisión de estudiar fue consensuada (“qué él sabía lo que había”) y que además es por un tiempo limitado. Él le recrimina que ya no tiene tiempo para ellos, ni para su hijo, ni para su casa. Que siempre está cansada, de mal humor, o estudiando. Qué si no es por él no hay platos limpios, el niño no merienda, no habría comida, y un largo etcétera. Además a esto se sumaba el sentimiento de abandono emocional y sobretodo sexual.

En este caso la estabilidad relacional se ve afectada por una decisión personal, el inicio de los estudios universitarios de ella, que desencadena una serie de cambios en el funcionamiento de los roles asumidos (valga decir que los roles son parte del contrato de pareja) y en las dinámicas familiares.

Nuevos “acuerdos relacionales”

Uno de los problemas de fondo era la idea de afrontar un cambio, sin cambiar nada, es decir el de una forma semiconsciente asumió que su mujer podía estudiar su carrera, sin que esto significará un gran cambio en sus vidas. Cuando se vio cocinando, llevando y trayendo al niño al colegio, haciendo las tareas de casa, y además sin sexo, entro en una crisis emocional dónde la frustración y la rabia eran dos grandes motores.

Y por su parte ella de forma unilateral asume un cambio en su rol, sin la negoción previa y el consenso adecuado. Lo que la ha llevado a un estado emocional de culpa y enfado (contra su marido) el cual genera un gran bloqueo en el área afectivo y sexual.

En terapia se abordó de forma progresiva la necesidad de re-establecer nuevos “acuerdos relacionales”, que fueran más funcionales y equilibrados que permitirán el aumento de la satisfacción de ambos, y sobre todo que le ayudarán a transformar las dinámicas emocionales provocadas por la falta de plasticidad. (En otro post abordaré el tema de las dinámicas emocionales en la relación de pareja, ya que creo que es un tema de mucha importancia en la construcción de relaciones sanas)

Si bien las crisis de pareja son un buen momento para preguntarnos ¿qué capacidad de adaptación tiene la relación? No hay necesidad de esperarlas para hacer que nuestras relaciones sean lo suficientemente flexibles como para intentar satisfacer a los miembros.

Terapia de parejas

Ser pareja…

Una definición general de pareja puede ser: dos personas procedentes de familias distintas, generalmente de diferente género, que deciden vincularse afectivamente para compartir un proyecto común, lo que incluye apoyarse y ofrecerse cosas importantes mutuamente, en un espacio propio que excluye a otros pero que interactúan con el entorno social.

Saber más

Terapia de parejas

El silencio de las parejas

Una de las dimensiones que con mayor frecuencia presenta problemas en las relaciones de parejas es la comunicación. Son muchas, muchísimas las parejas que en su demanda inicial de psicoterapia señalan explícita o implícitamente tener problemas de comunicación o al menos señala la comunicación dentro de un conjunto más amplio de aspectos problemáticos (territorio comanche).

Saber más